Friday, July 9, 2010

La estación Westwood

Cuando me pongo deprimido sobre, y hablo aquí de Los Ángeles y su alrededor, la dependencia patética de coches, la destrucción medioambiental que viene con los requisitos de estacionamiento mínimo, o la suburbia que es tan mala para la capacidad de caminar, pienso en la extensión del Purple Line, o como me gusta llamarlo, el Metro Hacia el Mar (no hay dinero suficiente llevarlo completamente al mar). No creo que soy el único.

Un día, no sé cuando, ya que depende de si podemos obtener el
préstamo 30/10 saldré de la estación Westwood. Mi vida entonces quizás será imposible reconocer para la persona que soy hoy. Pero veré las torres de oficina en Wilshire. Caminaré a UCLA, correré arriba del cerro a la Sala Royce, al estilo Rocky Balboa, en éxtasis completo, y reflejaré sobre la culminación asombroso que es este dedo medio a la dependencia de coches, en la ciudad del coche. ¿O debo decir, la ciudad que antes era del coche . . . ?

¡Adrian, lo hacemos!

No comments:

Post a Comment