Sunday, September 19, 2010

Usando Coches Sin Ser Dueño de Coche

A pesar de lo que quizás piensas, no me describiría como en contra de coches. Como he mencionado, soy dueño de un coche. Pero sí estoy en contra de las grandes consequencias medioambientales, sociales y económicas de una sociedad que está patéticamente dependiente de los coches (por ejemplo contaminación de aire, cambio climático, pérdida de hábitat, degradación de cuenca, estilo de vida sin actividad física, miles de muertes en la calle cada año en EE.UU. y más en otras partes del mundo, la dificultad de pagar el costo del coche, particularmente para los pobres, y más).

Quizás parece obvio para algunos, pero a veces es fácil olvidar aquí en la suburbia grandote de la región de Los Ángeles. No tienes que ser dueño de coche para usar un coche. Hay taxis, hay serviciós de compartir coches, etc.

¿Están estos servicos en un nivel bueno donde vivo? No. Pero estuve en el centro de LA el otro día, casí tarde después de salir de la Línea Azul. Recordé que hay un lugar de taxis en la Calle Septima y Figueroa y corré allí, subi a un taxi y llegué a donde iba un poquito temprano.

No necesidad de estacionarse, no necesidad de traer mi coche toda la distancia de donde vivo con un costo muy alto medioambiental y de dinero. Todo lo bueno de un coche, sin todo lo malo de ser dueño de coche.

Esto es lo que puede hacer las ciudades verdaderos. No tiene que ver tanto con vivir sin coche, que con usar los coches en una manera diferente: no tanto, sin necesariamente ser dueño, cuando es realmente útil.

No comments:

Post a Comment