Thursday, April 28, 2011

Transporte público gratis: el pro y el contra

Hay transporte público gratis en Long Beach, CA
Fuente: Long Beach Transit

Ha venido a mi atención que a unas personas les gusta la idea de transporte público gratis a la gente que lo usa. Parece una idea interestante explorar.

El pro
Transporte público gratis que llamaré (TPG) aumentaría la cantidad de gente usando el transporte público, otras cosas iguales. TPG elimina el tiempo perdido en autobuses cuando el vehículo está parado mientras la gente paga su tarifa. Con TPG todos podrían entrar con todas las puertas. Este tiempo ahorrado haría el transporte público más atractivo. Más uso de transporte público con TPG significaría autobuses y trenes mas llenos y eficientes desde una perspectiva medioambiental. TPG tomaría la misión de ahorrar dinero de transporte público tan lejos que puede ir y dar un incentivo enorme usarlo. Esto sería especialmente útil para los pobres, otras cosas iguales.

El contra
Tarifas son una fuente importante de dinero para las agencias de transporte público. El porcentaje del costo de operar un sistema pagado por tarifas (la proporción de recuperación por tarifas) se difiere de sistema a sistema. Por LA Metro es más o menos 29%. Si movemos a TPG ese dinero se irá, y para mantener los niveles de servicio o mejorarlo ese dinero tendría que venir de otra fuente. Dudo que la eficacia mejor de TPG completamente suministre el dinero perdido, si no ¿por que no ya hacen esto todas las agencias de transporte públcio? El dinero probablemente tendría que venir de impuestos locales más altos, pero también puede venir de honorarios en urbanizadores llamados exacciones que van a reducir los impactos de nuevos projectos. Por tanto, el resultado de TPG sería impuestos más altos, más honorarios en la urbanización, o servicio reducido de transporte público. Si la sociedad no puede ser convincida pagar el dinero necesario, el resultado será esperas más largas por autobuses y trenes y probablemente condiciones más apretadas en ellos. Otro resultado sería atracción reducida de transporte público para los conservadores. Ahorita, muchos de ellos no les gusta el nivel de subsidio público, y aun más subsidio les pondría aun más enojados. Esto resulta en dificultades políticas de financiamiento.

En Conclusión
En un mundo ideal, FPT sería una manera excelente manejar el transporte en áreas urbanas ya que podríamos aprovecharse de sus beneficios y la sociedad produciría el dinero, así evitando sus problemas más graves. En el mundo real, la economía es terrible y es difícil convencer a la gente pagar más impuestos por el transpote.

Sin embargo, abogar por el TPG no es necesariamente descaminado. Enfoca atención en nuestras prioridades de gasto por el transporte, nota el problema real de tiempo desperdiciado mientras la gente paga sus tarifas, y se atreve a soñar en un futuro en que el transporte está al alcanze de todos y la sociedad respalda muy bien el transporte público.

Los aficionados de TPG deben darse cuenta de que lo que quieren lograr será muy difícil y tiene potencial grande de salir al revés. Pero por el otro lado, si no podemos soñar en un mundo mucho mejor, ¿a qué han venido las cosas?

No comments:

Post a Comment