Sunday, October 30, 2016

En tratar a las mujeres con respeto

Por alguna razón [tos] Donald Trump [tos], he pensado mucho recientemente en la necesidad de tratar a las mujeres con respeto.  Antes de decir más en el tópico, tengo que decir algo.

Esto, tristemente es un cuento verdadero.  En 2006 fui a México para mi ultimo término de universidad para estudiar en UNAM.  Durante esto, conocí a unos otros estudiantes de intercambio desde los EE.UU. y empezé  perseguir a una (T.G. por privacidad) en espera de una relación romántica.  No resultó bien.  En un punto me frustré y empezó a escribir en los medios sociales para desahogarse.  Escribí unas cosas muy maliciosas.  Ataques personales, insultos, unas cosas muy desconsideradas, dolorosas y asquerosas que vomité en una diatriba larga.  Después de tener un momento de pensar en lo que había hecho, me di cuenta de que fue un error grave poner eso en el internet y quité el ensayo.  Fui a su lugar para pedir perdón pero fue demasiado tarde.  Me dieron un portazo.  Entiendo por lo que escribí porque eso pasó.  Ese grupo ya no quizo conocerme.  El resto del término fue bastante difícil, pero lo terminé, gano mí título universitario y volé a mi hogar.

A T.G., lo siento mucho.  Lo que hize me da vergüenza y arrepentimiento a este día.  Yo sé que probablemente nunca vas a leer esto, pero si lo haces, ojalá que vives una vida bendita y feliz a pesar de la falta de respeto que te mostré.

Por lo que vale, también pido perdón al país de México por ser otro estadounidense que fue allá y se comportío como pendejo.

A cualquier persona que ha vivida la intimidación o una falta de respeto, otra vez, pecados que yo he cometido, me gustaría compartir algo que inventé en México para pasar por unas noches duras mientras que recuperaba de mi herida dada por mi propia mano.  Es un tipo de oración agnóstica de cicatrizarse:

Vales, completamente, sin condiciones.
La única derrota es la resignación
Nada está fuera de tu capacidad.
No te preocupes.

Entiende, ama, sana.

Superaré.

En ese momento, me di cuenta de que si yo iba a sobrevivir, tuve que aceptar a mi mismo sin condiciones, a pesar de mis fallas, y siempre intentar ser una persona mejor.

Que me regresa a Trump.  Ahora que hemos establecido que "él que no tiene pecado debe lanzar la primera piedra," cuando veo a Trump llamar violadores y vendedores de droga a los Mexicanos, insultar a los descapacitados y musulmanes y prisioneros de guerra y las mujeres, y aun alardear del asalto sexual, de hecho me llena con una tristeza profunda, más que enojo.  En una manera me siento peor para Trump mismo, porque si él realamente entendiera el daño que sus palabras y acciones han hecho llenaría a él con un remodrimiento tan profundo que es de hecho aterrador.  Lo que es aun más espantoso es preguntarse como alguien no podría sentir tan remordimiento frente a tal comportimiento.  Tiene una oportunidad ahora, antes de la elección, cunado es importante, pedir perdón sinceramente al país entero, no tanto para salvarse en un sentido político (que creo es una causa ya sin esperanza), pero para salvarse de vivir el resto de su vida en una condición de dolor profundo.

Y no solo se trata de Trump.  Como una sociedad no hemos respetado muy bien a las mujeres tampoco.  No han tendio su derecho de votar (hasta 1920), ganan menos dinero para trabajo igual, hacen más del trabjao doméstico, han vivido el abuso verbal y físico, etc.  Tiene que parar.  No lo digo como alguien perfecto, para que pueden ver que tan bueno soy, sino como una persona imperfecta, ahora casado felizmente a una mujer maravillosa y con un niñito que llegará pronto.

Dado mi cuento, me sorprende que todavía puedo escribir en este blog.  Los medios sociales pueden ser una funete profunda de bien.  Pueden ser una manera de dar voz a los débiles para desafiar sistemas de opresión.  También pueden ser una fuerza de mal en la forma de amenzas, la intimidación y la represión oficial de ideas diferentes por gobiernos.  El anonimato puede tomar ambas formas también, desde el disidente Chino organizando una revolución democrática a pesar del riesgo a su vida, al tormento verbal que da placer enfermo a unos y repele a mucha gente de las comunidades en el internet.

Los medios sociales son lo que hacemos de ellos y solo pueden ser tan bueno que nosotros.  En este blog, quiero destacar la falta de alojamiento asequeible y los problemas del calentamiento global y mostrar como están relacionadas a mi campo escogido de planificación de comunidades.  Debemos disentir con respeto cuando tenemos que hacerlo, levantarnos unos a otros y hacer el mundo un lugar mejor.  Nuestra misión de mejorar el mundo debe fluir de la misión de mejorar a nosotros mismos.

No comments:

Post a Comment