Monday, January 9, 2017

En las trincheras delanteras de cuidado infantil

¡Mi esposa y yo acabamos de tener un bebé!  Como padres nuevos, 2-3 semanas del nacimiento, esta ha sido una experiencia muy profunda en múltiples niveles.  Nosotros dos no trabajamos nuestros trabojos regulares ahora para intentar entender todo (buena decisión, hazlo lo máximo posible).  Pensé que sería divertido compartir unos pensamientos en como esto me impacta desde una perspectiva de transporte.

En total, viajo mucho menos.  Los recién nacidos requiren atención constante, alimentación y/o cambios de pañales y/o la calmación cada dos o tres horas, 24/7.  Estar solo con un bebé llorando puede dar mucho estrés.  Esto significa que ir afuera es un lujo que es reservado por situaciones en que es realmente importante (es decir citas del doctor, mandados críticos, etc.).  La primera vez que salí de la casa para hacer a un madado, después del nacimiento, fue surrealista estar afuera.

Mi nivel de estrés está constantemente alto a un punto que apenas ha estado antes, pero creo que es paulatinamente bajando a un nivel más normal.  Esto signifia que haciendo las cosas que hize en la Época de Antes para reducir el estrés, como ir a caminar, son muy importantes.  Suertemente, en el vecindaro en que vivo hay muchas excusas buenas de ir a caminar.  El cajero automático, la farmacia, la oficina de correos, etc. no están lejos, que es una ayuda buena a la cordura cuando a veces recibes oportunidades de dormir en pedazos de dos horas.

No he subido al tranporte público o mi bicicleta desde que el bebé nací.  Esto es algo que espero solicionar con el tiempo, ya que una de mis cosas favoritas es ir a la Ciudad en una "aventura de transporte público" y caminar.  Apenas de empezar el punto en que uno de nosotros puede tomar un descanso de medio día para hacer tal cosa.  Además es espantoso pensar en la vulnerabilidad de los recién nacidos, especialmente hasta que empiezan recibiendo sus vacunas (empezando realmente al final de segundo mes).  Otro pensamiento aleatorio, los servicios de taxi como Uber y Lyft se dicen son la próxima revolución de transporte, pero no se puede llevar los niños en ellos con seguridad porque ¡no tienen asientos infantiles en sus coches!  Además, largas esperas para el autobús llegaron a ser mucho menos posible mientras mi tiempo libre llegó a ser much menos.

Sigue leyendo.  ¡Por lo menos ahora tengo una excusa mejor escribir a las tres de la mañana!

No comments:

Post a Comment