Sunday, April 30, 2017

Estadounidenses dañados por la deportación

Leyendo el Long Beach Press Telegram recientemente, describrí un artículo titulado "Inmigrantes indocumentados hacen planes para sus hijos en caso de deportación."  Vale la pena leer.  Me pegó el cuento de David Torres, un ciudadano estadounidense cuyo padrastro fue deportado a México cuando David tuvo 11 años.  Esto fue el primer en una serie de eventos muy desafortunados para Señor Torres.  Su madre lo llevó a México para reunir la familia, donde no pudo participar eficazmente el la escuela porque no entiende el español.  En vez de escuela, pasó su tiempo trabajando en el campo, viviendo en alojamiento deficiente y siendo víctima de ladrones.  Regresó a E.U. a la edad de 15, solo, y encontró cuidado adoptivo.  Cuando llegó a ser adulto y ya no pudo estar en cuidado adoptivo a la edad de 18, llegó a ser desamparado y sin hogar.  Empezó un problema con las drogas y su hijo fue quitado por el estado.  Hoy, a la edad de 24, todavía está sin hogar.

Eso es un cuento terrible.  Una de las ironias más grandes es que Sr. Torres es un estadounidense, y nunca fue deportado por si mismo.  Esto es el impacto indirecto de la deportación de su padrastro.  Necesitamos una política sensato de inmigración en este país mucho, y por eso quiro decir un sendero a la ciudadanía para los 11 millones de indocumentados, más o menos, que ya viven aquí.  Causa preguntarse cuantos de nuestros problemas son culpa de nuestro racismo e ignorancia.

No comments:

Post a Comment