Saturday, June 3, 2017

¿Son los nuevourbanistas santurrones?

Mira el último párrafo de este ensayito en The Source, el blog en Inglés del Metro de Los Ángeles.  La sugerencia es que los nuevourbanistas son santurrones, que un diccionario define como "gazmoño, hipócritoa que aparenta ser devoto."  Pues la idea que los nuevourbanistas son santurrones es tanto un cargo de hipocresía y una implicación metafórica que el nuevourbanismo es como una religión que la gente acepta sin cualquier tipo de evidencia.

Definitivamente me considero nuevourbanista, significando, en breve, que pienso que sería asombroso si las ciudades tuvieran más densidad y mezclados usos de tierra para tener más oportunidades de alojamiento, más maneras de transporte que manejar y destruir menos tierra natural.  La Carta del Nuevo Urbanismo es un resumen bastante bueno de lo que es en nuevourbanismo.

Primero, permítenme decir esto: la crítica es buena.  Debemos examinar las cosas que creemos y tener la voluntad de cambiar nuestras ideas si vemos pruebas convincentes que estamos en error.  El nuevourbanismo es muy crítico de modelos convencionales de urbanización de baja densidad, que son amados por muchos.  Es razonable presumir que si criticas algo, vas a enojar a ciertas personas y obtener una reacción.  Pues sería extraño si un nuevourbanista nunca había escuchado ninguna crítica del nuevourbanismo.  Si hablas mal del statu quo, el statu quo hablará mal de ti.

Segundo, ¿soy hipócrita en mi promoción del nuevourbanismo?  Sí y no.  Vivo en una casa en hilera, en un vecindario en que se puede caminar que busqué por mi propia voluntad, pero manejo mi coche mucho más que antes.  Pero espera, en nuevourbanismo no es una llamada de prohibir todas las coches.  La Carta dice: "En la metrópolis contemporánea, el desarrollo debería acomodar adequadamente a los vehículos.  Esto debería realizario [sic] en maneras que respetan al peatón y a las formas de espacio público."  Me encantaría poder montar transporte público a trabajar o vivir sin coche como hize en la escuela postgrado, pero desafortunadamente, el transporte público que me lleva desde donde vivo a donde trabajo no es muy bueno, y con un bebé de cinco meses de edad, no tengo la cantidad de tiempo libre que tuve antes.  Eso dicho, yo sé que mi uso de coche contribuye al cambio climático y efectos negativos de salud para la gente que vive cerca de carreteras y no he terminado la búsqueda de maneras de manejar menos mientras manteniendo una calidad de vida alta.  También trabajo con gente que tiene perspectivas muy diferentes que yo sobre lo que hace una ciudad buena, pero todavía trabajamos juntos porque esa es la cosa profesional hacer, y en la planificación, como en la vida, no siempre puedes estar con gente con que estás de acuerdo completamente 100% del tiempo.

Tercero, para mí el nuevourbanismo no es una religión.  De hcecho soy agnóstico, pues es extraño cuando la gente me dice que soy demasiado religioso, particularmente si la persona es religiosa.  Solo pienso que el nuevourbanismo es un sistema de ideas buenas, que me inspiró llegar a ser un planificador de ciudades y que quiero que más gente tiene la oportunidad de conocer.  La Carta no es un texto sagrado, sino un punto de salida para unas conversaciones muy buenas en cuanto a como hacer las ciudades funcionar mejor para todos. 

Pues respetuosamente sugiero que no soy santurrón, sino pienso que mi sistema de urbanización funciona mejor que los modelos convencionales en promover las cosas que son importantes para mí.  Si pasamos más tiempo haciendo nuevourbanismo y menos tiempo tienendo vecindarios de casas separadas alrededor de estaciones de trenes, permitiendo la existencia de paradas malas de autobús y subiendo las tarifas de transporte público, quizás no veríamos tantos cuentos sobre la bajada en el uso de transporte público en Los Ángeles.

No comments:

Post a Comment